Sabías que…?

Hay muchas personas que no se han planteado en ningún momento la utilización de este tipo de elementos que favorecen la relación sexual. Y esto es debido a que o bien no lo han creído necesario en sus relaciones de pareja o bien lo han visto como algo negativo para ello, como si no fueran capaces de disfrutar sin necesidad de este tipo de elementos.

Lubricante

En este artículo vamos a ver como estos dos conceptos son erróneos, ya que su utilización lo único que va a hacer es favorecer el juego en la pareja y la relación sexual entre ambos. De forma que se pueden obtener un vínculo mucho mejor entre ellos.

Antes de empezar vamos a desglosar los tres tipos que existen, de forma rápida para que puedas tener una idea de cada uno de ellos, y luego puedas profundizar un poco más.

  • Aceite, son los más pegajosos y los que más tiempo duran.
  • Agua, son los más fácilmente limpiables aunque son los que más rápido se pasa su efecto.
  • Silicona, no es recomendable su uso con preservativos ya que pueden romper a estos.

Este tipo de productos están hechos por expertos, como puede ser Durex, que tienen como premisa el poder facilitar las relaciones sexuales. Los lubricantes nacieron como forma de facilitar a aquellas mujeres que no mojaban lo suficiente, para que se pudiera facilitar las relaciones. Pero esto fue el origen, luego como todo ha ido evolucionando y mejorando, de forma que han conseguido que tenga un fin mucho más divertido para la pareja.

De tal forma que está visto como un juego sexual entre los miembros que participan en el acto sexual, pudiendo encontrarlos por ejemplo de diferentes sabores, y de forma que, como bien dice su publicidad, es una explosión…

Desde aquí, la recomendación que te hacemos es que los utilices, ya que es algo que va a ayudarte, y lo peor que te puede pasar es que no te guste y no lo utilices más. Pero no conocemos a nadie que le haya pasado. Utilízalo y disfruta del sexo.