Hay veces que la llama de la pasión de la pareja parece que se va a apagando, y entonces hay que avivar la llama para que la relación de pareja pueda seguir funcionando como lo ha hecho hasta ese momento.

Esta puede ser una de las premisas de las que parte esta nueva tendencia sexual o movimiento, el cuckolding. Ya que su principal objetivo es que la excitación en la pareja pueda mantenerse, o mejor dicho, avivarse para que puedan experimentar nuevas cosas.

cuckolding

El cuckolding consiste en que la mujer de la pareja mantiene relaciones sexuales con otra persona, mientras que el hombre de la pareja puede estar presente mirando o bien no estar en la relación sexual, pero sabiendo que se está dando.

En este tipo de relaciones la mujer tiene sexo con otro hombre ajeno a la relación, con el fin de satisfacer sus deseos puramente sexuales, ya que en la relación con la pareja estable no se está consiguiendo. Y al tener sexo con ese otro hombre se siente deseada y satisface todas sus necesidades íntimas.

También se puede dar el hecho, que la pareja se encuentre presente en la habitación, simplemente mirando el acto sexual sin llegar a entrar en la relación. Esto también hace que la mujer se sienta deseada, y su deseo sexual aumente. Además de todo ello, la confianza en la pareja se fortalece, ya que es una relación consentida entre ambos y pueden haber miradas de complicidad entre ambos, ya que los dos están disfrutando de esta relación.

Este tipos de relaciones pueden llegar a considerarse fetichismo, debido a la excitación creciente que se experimenta al llevar a cabo esta práctica sexual.

Algo muy importante para el cuckolding, es que en ningún momento se pone en discusión o en duda la relación con la pareja estable, ya que estas relaciones con una tercera persona se hacen de mutuo acuerdo, por lo que la fidelidad nunca se va a llegar a poner en duda. Si no todo lo contrario, la relación de pareja va a mejorar ya que van a hacer algo de forma conjunta.

En este tipo de relación sexual la figura de la mujer se exalta, ya que se ve como la persona más sexual dentro de la pareja, y es una forma de satisfacer esas necesidades sexuales que tiene la mujer y no puede llegar a satisfacer el hombre. También hay quien lo considera como una forma de escapismo de la relación, al no conseguir en ella lo que se necesita sexualmente hablando.

Dicho todo esto, hay que tener en cuenta que no hay una verdad absoluta en este tipo de relaciones, ya que nadie sabe exactamente lo que pasa en cada relación de pareja. Pero lo que sí esta claro, es que para este tipo de relaciones sexuales lo más importante es partir desde la confianza y el respeto mutuo que tiene que haber en la relación estable, ya que sin ello, este tipo de relaciones no van a obtener buenos resultados, ya que las bases sobre la que se basa no son las mejores.