Hay diferentes momentos en nuestra vida que podemos llegar a tener un menor apetito sexual que en otras. Por esta razón hoy queremos enseñarte una serie de consejos o trucos por los que podrás aumentar y volver a recuperar el apetito sexual y las ganas de sexo que previamente habías perdido.

Ten en cuenta que el sexo es algo muy positivo para la salud, el poder tener sexo es positivo para la salud ya que disminuye presión arterial, foralece el sistema inmunológico, combate el estrés, hace que podamos descansar mucho mejor y sobretodo, es algo que todos disfrutamos y nos da mucho “gustito”.

Aumentar Deseo Sexual

Aquí vamos a ver una serie de pasos o momentos que deberías plantearte si tu deseo sexual ha disminuido, y así poder reconocer cuál es el problema para poder solucionarlo. A través de estos momentos conocerás en qué estado te encuentras y cómo poder solucionarlo.

Es importante que pienses en tu situación actual. Esto es debido a que hay situaciones de mayor estrés que pueden afectar a tu vida sexual. Situaciones como un trabajo nuevo, nueva casa, hijos… todo ello puede afectar ya que la tensión de esos momentos te puede afectar.

Ante estas situaciones lo que tienes que hacer es tomártelo de forma tranquila, es una situación puntual que poco a poco podrás ir cambiándola y todo volverá a la normalidad.

Muchas personas creen que en una relación de pareja todo tiene que ser como el principio y eso no es así. En una relación estable de pareja van a producirse muchos cambios, y la pasión del primer momento se puede convertir en otra cosa, que no quiere decir que sea falta de amor, sino por decirlo así que evoluciona.

Por esta razón, hay relaciones en los que ese deseo sexual baja un poco y es normal en esas relaciones. Por ello, lo que hay que hacer es intentar experimentar cosas nuevas y jugar en el sexo, de forma que se vea como algo nuevo en la pareja. El experimentar siempre es bueno y favorecerá el aumento del deseo sexual.

Si has probado todo lo anterior y ves como tu deseo sexual no lo estás recuperando puede que tenga que ver con falta de testosterona. Ante esta situación lo ideal es poder consultarlo con tu médico para poder realizar análisis y las pruebas que considere oportuno para poder dar con el problema.

Si el médico no da con una razón científica para ello, por último tienes la opción de poder consultar a un sexólogo que te podrá ayudar e intentar descubrir qué es lo que te está pasando y porqué está bajando tu apetito sexual.

Esperamos que os hayan servido todos estos pasos para poder recuperar el apetito sexual que hayas perdido. Pero si no has perdido el apetito sexual, también esperamos que te haya servido para poder conocer más acerca de ti e intentar poner remedio a esa situación incluso antes que te pase. Que por prevenir no pasa nada.