El sexo anal suele ser una fantasía sexual para muchos hombres y mujeres, pero hay veces que por miedo, inseguridad o falta de conocimiento son se llega a dar el paso para disfrutar de esta práctica sexual. Por ello, en este artículo lo que queremos mostrarte son los primeros pasos que tienes que llevar a cabo para poder experimentar el sexo anal.

Esta práctica sexual puede ser un inconveniente para un miembro de la pareja, por lo que antes de nada hay que hablar con total confianza en la pareja, de forma que quede muy claro que son los dos miembros de ellas los que la quieren. Ya que si no es así, alguno de los dos no va a disfrutar de esta práctica. Por ello, esto debe ser lo primero que hacer, el hablar sobre lo que queréis.

Hacer Griego Culo

Ahora vamos a darte una serie de consejos para que una vez hayas decidido iniciarte en este mundo, puedas disfrutar de él al máximo.

Es importante el poder conocer tu cuerpo y el de tu pareja. Por ello, antes de nada el poder realizar todo tipo de caricias sobre la zona a modo de juego puede ayudar a que tu pareja conozca mejor la zona, y tú mismo sepas más de tu cuerpo, en concreto de la zona anal.

Esto puede ser algo básico o tonto, pero ese conocimiento del propio cuerpo es fundamental para saber si algo te gusta o no.

En toda relación sexual es fundamental esta parte, en la que ambos miembros se van a ir poniendo a tono poco a poco. Y esta zona también hay que empezar a estimularla, pero siempre muy despacito. Se pueden hacer con tocamientos muy suaves en un primer momento, todo ello, mientras que hay besos y juegos entre ambos.

Posiblemente lo más importante para el sexo anal. El tener una buena lubricación en la zona es básica tanto para que la penetración se puede hacer bien y no haga daño a quien penetra, como para quien recibe, que lo que hará es que sea algo mucho más suave y no se produzcan daños en su interior o desgarros.

Por ello, esto es algo fundamental para poder practicar el sexo anal, si no tienes lubricante no es recomendable, aunque puedas utilizar la saliva o el sexo oral.

Esta parte tiene que ver con todo lo anterior, ya que hay que estimular la zona, para ello una técnica es la de intercalar penetración más profundas o suaves, caricias… de esta forma la excitación puede aumentar y favorecer el bienestar en la relación sexual.

Teniendo en cuenta estos cuatro puntos vas a poder empezar en el sexo anal con total garantías, son los puntos básicos que tienes que tener claro. Al igual que es fundamental el poder ir a tu ritmo, de forma que no te sientas presionado en ningún momento ya que eso es totalmente contraproducente.