Todos hemos oído hablar del famoso punto G de las mujeres, y en alguna ocasión hemos hablado de él, donde está y cómo poder estimularlo. Hoy lo que queremos mostraros es algunas posturas sexuales en las que se favorece la estimulación de este punto G en las mujeres.

Con estos trucos lo que vas a experimentar es una excitación mayor en este punto, que esto siempre viene bien en pareja. Pero como siempre decimos esto no es algo universal, toda pareja tiene que experimentar para poder descubrir cuáles son esas mejores posturas, aunque sí es cierto que las que os vamos a contar son las más extendidas.

Posturas Sexuales

Las Mejores Posturas para el Pungo G

Los dos sentados enfrentados

En esta postura los dos miembros se encuentran recostados con las piernas dobladas y puestas hacia el otro, mientras que se sujetan con los brazos. Los dos están boca arriba. Los pies están apoyados en el suelo, mientras que las rodillas están flexionadas. En esta postura se harán movimientos para excitar mientras se hace la penetración.

Los Pies de ella en los hombros de él

Con esta postura el hombre se apoya sobre la mujer, y esta apoya los pies sobre los hombres de su pareja. En esta postura con la penetración la espalda de la mujer se va levantando sobre la cama. Esta postura es muy buena ya que se favorece mucho la penetración, consiguiendo que sea más profunda.

Lo bueno de esta postura, junto con la anterior, es que los dos miembros tienen continua vista del uno al otro, lo que supone una mayor carga erótica.

El detrás de ella en la cama

Esta postura se hace con los dos tumbados en la cama, pero están de medio lado, y el hombre detrás de ella le puede penetrar, además que puede tocarle excitándole mientras la toca con la mano. Es una postura donde se sentirá todo la piel de tu pareja, y la exctiación va a ir aumentando.

Esperamos que os hayan resultado interesantes y lo mejor de todo, que las podáis llegar a poner en práctica.