Hoy queremos contaros un término que ha llegado a nuestros oídos y que nos ha resultado muy gracioso, seguramente sepas exactamente de qué se trate solamente viendo el nombre, pero es algo que vamos a intentar desgranar un poco más.

Y sí, un rapidín es una relación sexual rápida o fugaz, no hay un tiempo exacto determinado para poder llegar a definirlo, pero la más extendida es aquella que dice que es de la relación que no dura más de 5 minutos.

Rapidín

Es el típico aquí te pillo aquí te mato. Y son situaciones en las que el líbido se encuentra muy alto y se quiere liberar esas tensiones de forma rápida, aunque en estas situaciones se consigue de forma muy rápida.

Para ello, hay posturas que favorecen estos “rapidines” y es que el chico pueda coger a la chica en brazos mientras hace el movimiento pélvico. Aunque lo que sí es cierto, es que esto puede ser complicado ya que haría falta mucha fuerza. Por lo que la postura más extendida para estas situaciones es a cuatro patas, con la chica mirando la pared y el chico detrás.

Esta postura es la más fácil ya que la chica se levanta la falda o baja un poco el pantalón y se podría empezar a prácticar.

Los rapidines puede tener diferentes situaciones, pero suele ser en la calle al ser unos “apretones” que nos han dado en momentos de alto líbido. Aunque también pueden ser en otros lugares que hay que hacerlo rápido y que no te pillen, como probadores, en la calle o en casa de la suegra…

Esperamos que os haya resultado interesante este término en el sexo, y si ya lo sabías ahora sabes como poder prácticarlo mejor.