Todo hombre siempre ha tenido la inquietud sobre la eyaculación precoz, ese miedo a que sus relaciones sexuales sean muy cortas de forma que su pareja se quede insatisfecha de ellas. Ese pensamiento puede ser un problema en las relaciones de pareja, ya que esa obsesión por parte del hombre puede suponer un problema con dificultades para superarlo.

En este artículo lo que vamos a pretender es dar unos trucos muy sencillos que lo que van a hacer es que puedas controlar la eyaculación. Hay que decir, que estos pasos son algo que te pueden ayudar a controlarlo, pero no es una ciencia exacta. Para poder conseguir ese control requerirás un control sobre tu cuerpo.

Tardar Eyacular

Aquí tienes estos tres trucos para controlar tu eyaculación.

Es muy importante el poder controlar tu respiración. Para ello puedes realizar ejercicios de respiración, y cuando estés en pleno acto sexual respirar relajadamente. Con ello lo que conseguirás es que puedas llegar a relajarte mucho más, de forma que la presión baje un poco y te sientas más tranquilo y relajado. Esa relajación puede hacer que no te obsesiones tanto en la eyaculación y tardes más.

Esta relajación también la puedes ensayar durante la masturbación, de una forma que mientras te masturbas puedas controlar la respiración y así tardar más en eyacular. Esto es un ensayo para el momento que tengas sexo con tu pareja.

Hay posturas sexuales que te pueden ayudar a tardar más. Estas posturas suelen ser aquellas en las que el hombre tiene el control de la penetración. Es importante que puedas controlarte a ti mismo, de forma que puedas bajar el ritmo de penetración de forma que tu eyaculación se produzca cuanto más tarde mejor.

Este truco tiene que ver con el anterior, de forma que si ves que en la penetración estás a punto de eyacular puedes parar para poder realizar cualquier otra acción, como sexo oral, caricias, cambio de posturas… Cualquiera de esta opciones te puede servir para retrasar esa eyaculación.

Hay condones que tienen la función de retardante. Estos te van a poder ayudar a tardar más en eyacular. Si bien es cierto, que puede que no sean tan excitantes como otros, pero es un remedio que te puede funcionar bien.

Dicho todo esto, tienes que tener en cuenta que el sexo es un juego en la pareja en la que los dos tienen que disfrutar. Por lo que no te tienes que obsesionar con ello, ya que si lo haces no vas a disfrutar de una experiencia única.

Pero en una relación de pareja lo que tienes que hacer es pensar en tu pareja, de forma que pase lo que pase tienes que hacer que sea una buena experiencia para ella. Y si te pasa esto, no te preocupes, háblalo con tu pareja y entre los dos podréis encontrar la mejor solución al problema.